La ciudad constructora de salud

En muchos lugares del mundo las ciudades se han convertido en una amenaza para la salud, pero a día de hoy tenemos el conocimiento adquirido a base de errores para poder evitarlo, el potencial humano para llevarlo a cabo con sentido común y la tecnología para optimizar los recursos. Empecemos por donde vivimos… sea grande o pequeña, costera o del interior,  nos guste más o menos, saquemos partido a lo que ya tenemos.

Hace un par de semanas preparaba una charla sobre la diabetes, la actual epidemia global. Explicar en 20 minutos este tema no fue fácil, pero había tres cosas que no quería pasasen desapercibidas… para ninguno de los asistentes (Podéis pinchar aquí para verla):

  1. Mostrar todas las caras de la diabetes en el mundo, enseñar en qué lugares tenemos más probabilidad de encontrarnos con ella.
  2. Dar a conocer la inequidad tanto en la forma de distribuirse la enfermedad a nivel mundial como en el reparto de los recursos destinados a combatirla.
  3. Dejar claro el papel crucial que los procesos de urbanización junto con los movimientos migratorios del campo a la ciudad han tenido en el desarrollo de esta epidemia, sobre todo en aquellos países con un crecimiento económico más veloz (India, Brasil, México…).

Sí, la ciudad y lo urbano pueden influir radicalmente en nuestra salud individual pero pueden llegar incluso convertir la enfermedad de unos pocos en una epidemia global que crece a un ritmo insostenible. Creo que al igual que ya hizo el Dr. John Snow en el año 1854 analizando el por qué del cólera en la ciudad de Londres y aportando soluciones al problema ya urbano, debemos también nosotros parar, pensar y actuar para, al menos, frenar el ritmo que ciertas enfermedades han adquirido en el ámbito rubano. Me refiero sobre todo a aquellas enfermedades que se están llevando la mayoría de nuestra salud y nuestros recursos: enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la bronquitis crónica, la diabetes… pertenecen todas ellas al grupo de las Enfermedades No Transmisibles o Non-Communicables Diseases (NCD). A nivel internacional las Naciones Unidas ya las echó más que un ojo en la Asamblea General de septiembre de 2011 y fue desde ahí donde llama a los países a arremangarse y establecer Programas Nacionales al respecto.

No significa que la ciudad sea la responsable de la alta alta prevalencia de estas NCD, pero cierto es que la ciudad y su crecimiento muchas veces incontrolado ha influido en el desarrollo de esta situación, pero igualmente esto la convierte actualmente en un punto de actuación fundamental donde poder prevenir y un espacio donde puedan aparecer iniciativas que empoderen nuestros pacientes y a nuestra población en general a la hora de hablar de salud y, en concreto, de las grandes enfermedades que conforman las epidemias del siglo XXI.

En la consulta escuchamos cómo nuestros pacientes tienen serios problemas para realizar algún tipo de actividad física o que tienen ideas muy confusas sobre lo que son los alimentos o cómo utilizarlos olvidando por completo lo que un dia nos explicaron en casa nuestras madres y nuestras abuelas.  Día tras día y uno a uno nos empeñamos, como médicos, en hacerles cambiar y explicarles lo que pueden hacer al respecto. Pero, de poco o de nada sirve el esfuerzo individual si el entorno no nos apoya. Y con el entorno me refiero principalmente a los medios de comunicación, a las industrias alimentarias y cadenas distribuidoras de alimentos, los programas políticos, la implicación de colectivos e instituciones públicos… ellos como herramientas poderosas de influencia en las personas deberían pensar en apoyar lo que los especialistas tratan de explicar uno a uno en una tarea de titanes y de mucha mucha paciencia. Difícil será luchar contra los intereses privados de determinadas empresas que participan en los procesos de elaboración y distribución de alimentos sin tener en cuenta la salud de aquellos a los que va destinado el producto en cuestión; pero la responsabilidad social que nuestros políticos deben  adquirir no puede pasar inadvertida ni quedar relegada a las últimas páginas de sus agendas.

Pero mientras nuestros políticos hacen cuentas, recortan… y se olvidan de pensar en actividades de salud sostenibles y preventivas porque ellas no dan votos… somos nosotros los que podemos tomar nuestra ciudad e ir llenando sus espacios de iniciativas y actividades que mejoren ciertamente nuestra salud, nuestro bienestar como individuos y como comunidad. Inversamente esta búsqueda de salud puede contribir también a dar forma a la ciudad y si lo hacemos juntos colaborando con otros gremios (urbanistas, arquitectos, artistas, sociólogos, jardineros, comerciantes, consumidores, maestros…) y en definitiva todo el potencial humano que una ciudad puede proveernos, el lugar en el que vivimos puede llegar a ofertarnos en nuestro día a día salud de forma gratuita y sostenible. Y mientras, nuestros políticos pueden seguir haciendo cuentas para recortar en material fungible hospitalario o no tan fungible como son nuestros recursos humanos sanitarios bien formados.

Desde aquí os proponemos visitar algunos enlaces donde la comunidad ha buscado herramientas y creado iniciativas dentro del espacio público donde pueden tener un papel importante en temas de salud sostenible y prevención de enfermedades. Invitamos también a dejar iniciativas nuevas o ya en curso aquí mismo o en este enlace donde nuestros compañeros del Vivero de Iniciativas Ciudadanas (@desdevic) tienen una caja abierta llena de propuestas ya activas. Y desde aquí os invitamos también a participar en esta fiesta de lucha por mantener nuestro bien más preciado: la salud.

Iniciativas, enlaces y más sorpresas que iremos completando entre todos aquí mismo:

Seguimos ampliando recursos. Esta vez de la mano de un Ingeniero de Caminos y una Arquitecta con su blog  Ciudad Observatorio nos prestan más iniciativas sobre el espacio público en la ciudad. Y nos cuentan cómo hay quién valora la sostenibilidad y lo premia con el Global Award of Sustainable Arquitecture (Actualizado a 18 de mayo vía @carmenfando: ciclista urbana, médico de familia de profesión, persona en construcción: gracias!)

En Murcia tenemos ReCIPS (Red Ciudadana por la Salud): una gran iniciativa ciudadana  que pelea por la salud sin convertir la sanidad en un producto mercantil, transparente, participativa… muy interesante lo de este grupo. A tomar nota… (Actualización a 16 de mayo 2012)

#mareablanca #plazadelasalud iniciativa que parte del barrio de las letras, que empezaron ayer con un programa excelente y con el que hoy continuarán. Hoy @nigsp no faltará. (Actualización a día 14 de mayo 2012).

¿Quieres compartir y retomar uno de los hábitos más ricos del día que no sé por qué hemos apartado de nuestras costumbres? Ven una vez al mes y verás qué se comparte… Desayunos Ciudadanos

Tengo una bici en casa, pero aún me da respeto la gran ciudad, ellos te pueden ayudar con sus planos sobre el Madrid tranquilo para ir en bici. Bicipormadri

¿Cómo puedo obtener productos frescos y cocinar con ellos sin pagar intermediarios?… Huertos Compartidos o ?Qué hay sobre los nuevos “granjeros urbanos”?: Greenhorns (via @carmenfando)

O, por ejemplo, y con un tinte distinto a lo anterior… ¿Qué os sugiere esto: “Hospital para empresas”? como propone vorpalina? en mi opinión, o lo que he entendido, habla de la necesidad de las empresas de depurarse, rehabilitarse, curarse y volver a reincorporarse al ciclo vital. Muchas de ellas requerirán un ingreso prolongado otrasuna Unidad de Cuidados Intensivos, porque no han sabido defenderse de agresiones externas y han enfermado. Sí, las empresas necesitan salud y sus trabajadores también. Pero también la sanidad necesita un buen método de “empresa” donde motivar a sus trabajdores, incentivarles, sanear su gestión y mantener su calidad de forma eficiente sin recortes… en fin, da para pensar todo esta propuesta que hace @vorpalina.

¿Y qué pensaís de compartir el día a día de tu diabetes como paciente empoderado a través de las redes y proponer herramientas a otros pacientes? “El control de lo incontrolable”

Y qué pasa fuera de españa…DASH-NY, ciudades como Nueva York son bien activas y podemos aprender. O ¿Qué pensais de una plaza donde todos los atletas entrenan en pleno centro de una capital? sí, esto es Mesquel Square en Addis Abeba, no hace falta un gran estadio ni pagar una fortuna para ir cada semana a un gimansio. La ciudad propone, el ciudadano se adapta, participamos con inciativas y todos nos beneficiamos de forma sostenible.

Advertisements

About nigsp
@nigsp os invita a descubrir y a participar de esta iniciativa

One Response to La ciudad constructora de salud

  1. Pingback: Excedentes Excess

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: